CRÍTICA DE CINE: ZOOLANDER NO. 2


5.5/10

LO MEJOR: Ver morir a Justin Bieber en una pantalla grande transmite felicidad.

LO PEOR: Más de uno se sentirá incómodo con tanta idiotez.



De una cosa podéis estar seguros,cuándo tuve que ir a ver esta película,ya sabía lo que iba a encontrarme y decidí centrarme mucho más en la subjetividad,porque estos proyectos no echan demasiada cuenta a los elementos objetivos que componen la estructura de un largometraje.
Tampoco es que pida demasiado a este alocado género.Simplemente,que me haga reír y que pueda brindar un buen rato de entretenimiento.Ante todo ¿Cuál es el problema? El problema es la falta de control del resultado,es decir,ni siquiera los propios actores pueden controlar su personaje,la trama termina siendo un circo que acaba avergonzándome más que otra cosa.No hay muchos gags capaces de sacarme unas risas verdaderas,es verdad que lo intentan pero no llegan a nada,son situaciones carentes de un fuerte nivel de comedia,que estrés.
Eso si,tengo que admitir que no me aburrí en ningún momento,a pesar de su desastroso guión,que parece escrito por Pocoyó y sus amigos y,sobre todo,a pesar de su idiotez que puede incomodar a cualquiera que vaya a visionar esta parodia con un mínimo de seriedad.
Hay cameos que te pueden sacar una sonrisa,si eres de risa fácil seguro que te encantará este festival de humor absurdo y sin mucho ingenio,pero como diría el James Bond de Daniel Craig: Es cuestión de perspectiva.
Perdón si el análisis me sale algo desordenado,pero no me resulta demasiado fácil comentar una película capaz de insultar la inteligencia de ciertas personas.Es una tontería entretenida que no ofrece mucho más.Una simple sátira sin demasiada gracia,una historia que aguanta muy bien el ritmo de principio a fin,aunque el caos de su ejecución está presente cada minuto.De hecho,incluso podemos observar que cada descerebrado que sale en el filme tiene su punto de carisma.
Una última cosa que es necesaria saber: Por nada del mundo,ni se te ocurra tomarte esta pasable gilipollez en serio,o lo lamentarás.Esta aventura es algo parecido a "¿Quién es el más gilipollas de todos?"
Es mala,pero se le coge cariño.



Comentarios